14309665_copia.520.360

El domingo 23 de Noviembre, el Diario El Universal en su sección Caracas, y con la firma del periodista Javier Brassesco y el fotógrafo Venancio Alcázares, nos hizo el honor de dedicar a nuestra Clínica de Lactancia Humana lecheymiel, un interesante artículo titulado: “Al rescate de una tradición casi perdida en el tiempo”.

A través de las redes sociales de lecheymiel, agradecemos esta deferencia.
Dra. Antonieta Hernandez

Caracas
domingo 23 de noviembre, 2014

Al rescate de una tradición casi perdida en el tiempo

Promover la lactancia materna es el norte de la clínica Leche y Miel

Tres siglos con leche de fórmula para recién nacidos han provocado que la lactancia materna se haya ido dejando de lado a pesar de todos los beneficios que la misma ofrece a los bebés.

Desde Leche y Miel, la única clínica de lactancia materna en el país, la doctora Antonieta Hernández le pone números a estos beneficios: la leche materna consta de 343 componentes, mientras que la de fórmula (sea de vaca o de soya) solo tiene entre 20 y 25.

Pediatra especialista en el tema, Hernández afirma que ser amamantado por su madre es un derecho de cada niño, y que como éste no puede exigirlo corresponde a los especialistas velar por su cumplimiento.

Explica que en esta materia existen muchos mitos que en parte han sido extendidos por las grandes fábricas que producen leche de fórmula y que son las que patrocinan muchísimos congresos pediátricos: “Mucha gente repite eso de que los pechos se vacían en veinte minutos, o que muchas veces los senos no producen suficiente leche, o que el bebé duerme mejor con la leche de fórmula. Duerme más tiempo, sí, pero eso es porque su organismo debe digerir esa leche con un tracto gratrointestinal que aún no está preparado”, dice, al tiempo que explica que la fórmula provoca alergias, constipaciones y cólicos que jamás producirá la opción más natural

En esta clínica no solo se enseñan los beneficios de lactar y las diferencias anatómicas fisiológicas y emocionales entre un niño que fue amamantado y otro que tomó fórmula, sino que también se muestran las mejores posiciones para hacerlo, cómo preparar un banco de leche humana doméstico, cómo dejar de amamantar y qué alimentos complementarios debe consumir el bebé luego de los seis meses, entre otras cosas.

También se ofrecen charlas para embarazadas dos sábados al mes. Actualmente hay cupo hasta para diez parejas, pero si logran conseguir una sede más grande podría ampliarse a 25.

Hablan los pacientes

A Debora Maestre este lugar le ha sido de muchísima ayuda, pues no solo le impulsó a afirmarse en su convicción de amamantar a su hija, a pesar de lo que le decía su propio pediatra, sino que aquí también le han tratado problemas relacionados, como ardor en los pezones y mastitis. “Hacer que tu hijo se alimente solo de leche por al menos seis meses es una tarea sacrificada, solo lo puedes hacer si tienes una convicción muy fuerte”, dice.

Por su parte Analy Cárdenas se vino a Leche y Miel apenas le dieron de alta en la clínica: “No he tenido ningún problema hasta ahora, yo este lugar se lo recomiendo a cualquiera que vaya a tener un hijo”.

Y Hernández explica que muchas veces los niños no pueden ser amamantados porque en la propia clínica le ponen un biberón en la boca apenas nace: “Si las clínicas donde los bebés nacen hicieran bien su trabajo, yo podría cerrar las puertas y dedicarme a otra cosa”.

Lee la nota en el sitio del diario El Universal aquí.