10459051_10152571591655610_1952458884340449_o

Duerme con tú bebe un rato en la mañana y un rato en la tarde:

Te sugiero que duermas con tu bebé un rato en la mañana y un rato en la tarde.

Al estar amamantando, al igual que durante la gestación, tu cuerpo está en metabolismo acelerado, trabaja para los dos, gasta mucha energía que sale de tí, para fabricar la leche materna a partir de tu propia sangre.

Esa es la principal razón por la que puedes sentir gran cansancio y hasta llegar al agotamiento sin haber siquiera salido de tu habitación: gastas tu energía para hacer pasar gotas de sangre a convertirlas en gotas de leche, y te quedas con poca energía, si no la repones descansando.