428005_10150617387150610_93192299_n

Peítos:

El bebé amamantado de forma exclusiva está expulsando gasesitos por debajo todo el tiempo pues tu leche tiene unas sustancias que son especiales para mover todo el tiempo el intestino delgado del bebé, de manera que no se retengan los gases en su intestino y colon para que no haya cólicos; es decir, el bebé amamantado es peorrísimo!

No te preocupes por eso, está bien que salgan y salen como rosarios de peítos-¦

Puedes sentir estas ondas de su intestino si colocas tu mano en su barriguita o en su espaldita; pero no significa hambre; tu misma leche genera esas ondas constantes para ayudar a tu bebé; él también las siente en su interior tal vez como si fuera un tsunami interno-¦ y puede llorar, pero no por molestia, sino porque es su manera de comunicar todo eso que está sintiendo adentro-¦ Sus peítos pueden ocasionalmente oler mal; la evacuación nunca.