_DSC0269

Dormir pegada a tu bebé toda la noche:

Es una recomendación personal para generar mayor bienestar en los dos: no pienses que se malcría, ya que los bebés tan pequeños no conocen de malacrianza. Es simplemente una necesidad el estar cerquita de su mamá y esta necesidad hay que mantenerla satisfecha.

Por tu parte, debes dormir para reponer fuerzas. Los estudios revelan que una madre que amamanta está fisiológicamente ligada a su bebé de tal forma que, antes que el bebé llore, los niveles de hormona oxitocina en sangre se elevan, gotea la leche y es entonces cuando el bebé llora.

La hormona oxitocina te permite un sueño en dos niveles: uno para descansar y otro para vigilar y estar atenta a tu bebé, aunque tus ojos se encuentren cerrados; gracias a las hormonas estás siempre en estado alerta, lo llamamos MATERNIDAD PREMONITORIA, porque –la mamífera– siempre se adelanta a lo que va a suceder a su cría-¦ por eso nunca debes tener miedos.