DSC_2146

Cuando esté llorando revisa, con calma y serenidad, el estado de sus necesidades básicas: mécelo, cálmalo y pégalo al pecho.

Los niveles elevados de oxitocina circulando constantemente por la sangre en una madre que amamanta, garantizan serenidad e instinto; una madre serena tiene más chance que su bebé llore menos.

Si tu bebé llora cuando lo despegas del seno, aunque tú pienses que ya está satisfecho, recuerda que la lactancia no es una comida, es también confort para tu bebé, por eso quiere estar siempre en tu pecho-¦ Además, tu leche sale ya totalmente digerida y él puede succionar aún mucha más.

La naturaleza no se equivoca: le da la calma con la succión y fabrica leche ya digerida para que tu bebé no tenga riesgos-¦ No hay riesgo y con la succión viene la relajación inmediata.