DSC_3604

La succión debe ser frecuente y constante:

No hay nada que haga producir leche en tus senos, solo la succión frecuente y constante de tu bebé; ni que tomes más agua, ni la malta, ni la avena, ni el agua de cebada, ni el hinojo-¦ solo los neurotransmisores de su boca –conectados– a los neurotransmisores de tu areola-¦

Si comienzas a administrar fórmula infantil, por muy poca que sea, tu bebé tiene que realizar un proceso de digestión y por ello pasará más tiempo sin estimular el seno, por ende sin conectar los neurotransmisores, es decir, sin hacer bajar las hormonas desde el cerebro a tu sangre quienes hacen la leche; por esta razón, se puede iniciar el cierre de algunos alvéolos mamarios y va disminuyendo la cantidad de leche hasta que desaparece por completo.

Por el contrario, la leche materna ya sale totalmente digerida, por eso el bebé succiona tan seguido y en los primeros días, el bebé debe estar casi todo el tiempo pegado al seno, casi que las 24 horas del día, para que, con sus succión activa, logre hacer bajar las hormonas, quienes son las que abren los alvéolos que aun están cerrados y además, construyen los nuevos alvéolos que hay que construir; tu glándula mamaria debe triplicar su tamaño a los tres meses de lactancia materna exclusiva, es decir, el mismo bebé agranda su despensa, por lo que tiene cada vez más leche; pero eso solo lo pueden hacer las hormonas y a ellas solo las puede hacer bajar, desde tu cerebro a tu sangre, la succión de tu bebé-¦