DSC_5292

–Sin horario ni fecha en el calendario cuando las ganas se juntan..–

Cada vez que el bebé lo pida; su cerebro y el tuyo están conectados y ambos saben cuándo y qué necesita tu bebé.

Confía en la naturaleza, tal cual confiabas en ella cuando tu bebé estaba dentro de tu cuerpo.

Recuerda: la lactancia materna no es una comida; tu bebé quiere tu pecho para mucho más que comer.