DSC_2146

Lactancia materna exclusiva, es decir:

  • Sin agua: ni siquiera cuando hace mucho calor; los estudios e investigaciones han sido realizados en los sitios más calientes del Cinturón Ecuatorial del planeta; tu leche tiene toda el agua necesaria; si le das agua adicional, tus hormonas recortarán la que viene en tu leche, porque nunca lo vas a sobre hidratar; pero tu agua es especial porque viene con inmunidad incorporada; recuerda que los cerebros de madre y cría, al amamantar, siempre están conectados.
  • Sin vitaminas ni minerales: tu leche las tiene todas.
  • Sin hierro: ya que tú se lo aportas todo; además, tu bebé absorbe 100 % del hierro que tu le suministras; del otro, del que viene de afuera, solo absorbe la mitad, el 50 %.
  • Sin té, ni agüitas de cebada o manzanilla, ni otras bebidas especiales: simplemente porque no hacen falta.