Desde hace muchos años,veinte tal vez, he participado activamente en las celebraciones de las Semanas Mundiales de la Lactancia Materna desde diferentes posiciones: como activista de Ibfan; desde mi posición en la junta directiva de Waba; manejando el programa de lactancia materna de mi país como secretaria ejecutiva de la Comisión Nacional de Lactancia Materna; como fundadora y presidenta de Amamanta que funcionaba en mi casa…

Las actividades fueron muy variadas desde seleccionar los títulos, organizar grandes eventos, grandes foros en donde los protagonistas eran nuestros ministros y grandes figuras nacionales e internacionales de la lactancia materna o de la ecología, o de la economía; realizar y traducir los “action folders” de WABS, trípticos que contienen la información base para saber como desarrollar los temas, y coordinar el propio de nuestro país; entrevistas en los medios de comunicación social; visitas a ciudades del interior para apoyar las celebraciones; asistir a las graduaciones de bebés amamantados en diferentes hospitales del país, graduaciones que nacieron en la sala de mi casa en amamanta y se difundieron aprovechando esta semana especial para efectuarlas; asistir a reuniones internacionales para coordinar la organización mundial.

Todo este trabajo se cristalizaba gracias a la formación de varios equipos de personas, de profesionales, tanto a nivel nacional como a nivel internacional; personal que trabajaba con gran amor y una pasión desbordante, para darlo todo por lograr ese” rescate de la práctica de la lactancia materna en el mundo” con el que tanto soñábamos…

Cada vez que llega una nueva semana mundial, cada 1ro de agosto y una vez que finaliza, siete días después, cada 7 de agosto, tal día como hoy, mi corazón se llena de nostalgias, de recuerdos, de hermosas memorias de esos tiempos que están muy lejanos, pero que nos han llenado el alma…

Sin embargo, desde hace tres años, mis celebraciones anuales de las Semanas Mundiales de la Lactancia Materna han cambiado: hoy en dia manejo un centro privado de lactancia materna “lecheymiel”, en caracas, mi ciudad.

SMLM2013

El 1ro de agosto de 2011 nos reunimos en la trinidad, en la sede de ” lecheymiel”, mis cinco hijos y yo, que formamos la junta directiva, a celebrar una reunión para evaluar y plantear nuevas perspectivas; cuatro de mis hijos vinieron desde la ciudad de Nueva York en donde viven, por lo que fue una celebración a todo lo alto, con “nietos amamantados” incluidos, revoloteando por todo el lugar.

El año pasado, nació mi nieto Marco y pasé mi semana mundial celebrando con mi nuerita Andrea, amamantando a su recién nacido, en los parques de Brooklyn junto con mi hija Toty amamantando a Eugenia, su chiquitica de un año…

Y este año me encuentro de nuevo en Nueva York: mi celebración es al lado de mi nuerita Juliana, quien está amamantando a su recién nacido Matteo..pero además hoy, 7 de agosto, cerrando esta semana mundial 2013, vamos a sostener una nueva reunión, mis hijos y yo,para plantear nuevas perspectivas en lecheymiel…

Mis actividades en relacion a la celebración de la Semana Mundial de la Lactancia Materna han ido cambiando con el correr de los años; le doy gracias a Dios por permitirme trabajar por una causa que no tiene desperdicio, por haber trabajado con equipos de tan elevado calibre con los que trabajé a lo largo de estos últimos veinte años en Amamanta, en Conalama, en Ibfan, en Waba, en Unicef, en lecheymiel…

Pero nada, nada puede compararse a pasar una semana mundial viendo en vivo, desde el 1ro hasta el 7 a esos adorados nietecitos pegados a las teticas de sus mamás: no tiene precio ni nada se le compara…

A todos, feliz semana mundial 2013 , hasta la del año que viene… pero es probable que, para agosto del 2014, esté celebrando en otras latitudes, con otro nietecito pegado al pecho de su mamá…

Antonieta Hernández

Medica Pediatra

Directora lecheymiel

2lym