35lMRkT65bDYy1KnPaW09NOOPoMtRYtu_cgUE-9aDTg

Las mas recientes investigaciones en lo que a alimentación infantil se refiere ( ver –Estrategia Mundial para la Alimentación del Lactante y del Niño Pequeño– www.oms.org / www.unicef.org ) han demostrado que la práctica de la lactancia materna y el consumo de leche humana, son inigualables a cualquier otro tipo de alimento que se le de a un bebé.

Muchas madres ya conocen y practican lo que es la LACTANCIA MATERNA EXCLUSIVA hasta los seis meses; no se trata que la lactancia materna deba practicarse solamente hasta los seis meses, pues la recomendación va mucho mas allá, sino que es ideal que se de solo leche materna sin dar ninguna otra cosa al bebé hasta que cumpla los seis meses; por supuesto que una madre, adecuadamente informada, llega a cumplir estas metas sin ningún problema, antes bien, con extrema confianza y autoestima.

La transferencia directa de la leche desde el cuerpo de la madre hasta la boca de su bebé es la práctica idónea; cuando amamantamos directo, el cuerpo de la madre y el de su bebé hacen un contacto único, hay una chispa especial, y uno le dice al otro lo que necesita y el otro envía al uno aquello que le está demandando; no siempre la demanda es de alimento, el bebé sabe cuando pedir elementos de protección inmunitaria por una demanda específica y la mamá se los construye y se los envía, o el bebé demanda una mayor cantidad de agua y la mamá se la suple de acuerdo a esa necesidad, etc..

Sin embargo, existen casos en que se hace necesario extraer la leche desde el cuerpo de la madre y guardarla en caso de necesidad; a medida que las madres están mas informadas, esta práctica de la extracción de leche humana se va haciendo mas común; nosotros, los profesionales que trabajamos en pro del rescate de la práctica de la lactancia materna, vamos apoyando madres a la vez que mantenemos una lucha a nivel internacional para que, en el seno de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) se reconozca la importancia de los permisos de maternidad y así las mujeres que opten por una lactancia materna exclusiva puedan gozar de la permanencia al lado de su bebé por un tiempo prolongado.

Mientras tanto lo que podemos hacer es apoyar la formación de lo que hemos llamado el Banco de Leche Humana Doméstico o lo que es lo mismo la extracción, almacenamiento, conservación y distribución de la leche humana o leche materna, basados en la premisa de que esa leche es mejor que cualquier otra cosa y para que exista un mejor conocimiento en relación a todo esto y no se desperdicie un recurso tan valioso como es la leche humana extraída.

Banco de Leche Humana (BLH) es la nomenclatura que se le da a la leche debidamente tratada y pasteurizada; Lactario Doméstico es el nombre que se le ha dado a la conservación de la leche extraída sin el paso por el proceso de pasteurización; pero nosotros usamos ese nombre rimbombante: Banco de Leche Humana Doméstico, pues en realidad llega a ser el ahorro de un líquido muy valioso mantenido en una bóveda especial, el cual se va gastando con una rigidez absoluta y con un gran criterio de escasez a medida que el bebé lo va necesitando.

Los pasos a seguir son:

EXTRACCIÓN

El conocimiento de la diferencia entre la extracción por parte del bebé y la salida de la leche por parte de los extractores es básico: el bebé se maneja a través de nervios, arterias y venas e inmediatamente hace conexión con el cerebro de su mamá quien envía de inmediato el combustible que se acaba de pedir; los extractores generalmente son ignorados por parte del cerebro en un inicio; son la frecuencia y constancia de su uso lo que asegura más adelante maravillas.

La extracción se puede realizar con la propia mano, con un extractor manual, con un extractor eléctrico simple o con un extractor eléctrico doble; pero jamás se pueden comparar sus logros con aquello que logra un bebé.

ALMACENAMIENTO

Enseñamos el almacenamiento en diferentes formas de acuerdo a la necesidad de la madre: bolsitas, tarros o frascos, de vidrio o de plástico, pequeños, medianos, grandes… Cuando se procede a este entrenamiento es importante entrenar simultáneamente a la persona que se va a quedar a cargo del cuidado de su bebé, conocer la historia familiar y laboral de la madre, sus horarios, distancias del trabajo a la casa, a qué hora se despierta ella, a que hora deja al bebé, en donde y con quien lo va a dejar, si va a reunirse con su bebé en las horas de mediodía; debemos calcular la cantidad de leche que debe extraer y administrar de acuerdo a las edades progresivas de su bebé.

Apoyar el comienzo temprano es básico, para que no se haga tan pesado, pues al ir viendo su bóveda cada vez mas llena, el momento de la separación de su bebé se llega a aliviar un poco viendo que algo de ella queda permanente con su bebé.

CONSERVACIÓN

Basados en nuestra experiencia con evidencia científica, lecheymiel recomienda tiempos de conservación a temperatura ambiente, en refrigeración y en congelación diferentes a los recomendados usualmente; es importante conocer que el apoyo de un Centro de Lactancia Materna llega hasta pedir a la madre que no deseche una leche extraída hasta que nosotros no la hayamos reconocido; una leche que no se desee administrar al bebé puede tener otros usos que recomendamos, pues es demasiado valiosa para ser eliminada.

DISTRIBUCIÓN

La distribución de una bolsita de 4, 6, u 8 onzas de leche humana extraída es diferente a la distribución de un envase contenedor de 60 onzas de leche, por lo que hasta esto hay que entrenar.

CALOSTRO

Las nociones elementales y ejercicios prácticos, para extraer, almacenar y conservar el calostro durante los siete primeros días del post parto son enseñados a la madre gestante cuando acude al entrenamiento en relación a la lactancia materna; allí les damos los tips mas importantes para guardar ese ORO PURO que será utilizado en algún momento oportuno que recomendamos, mas adelante, durante el primer año de vida de su bebé.